viernes, 20 de febrero de 2015

SOBRE LEGISLAR A GOLPE DE ENCUESTAS Y OTROS EUFEMISMOS

Sobre legislar a golpe de encuestas y otros eufemismos para eldiario.es

Mientras la nueva pena de prisión permanente revisable avanza en su tramitación parlamentaria para instalarse como una novedad en nuestro derecho penal, los encuestadores de Metroscopia preguntan a los votantes su opinión sobre la medida. Según publicaba El País la respuesta mayoritaria, de un 67%, se presenta como favorable sumando el sí rotundo (20%) y el sí, siempre que sea, eso sí, revisable (47%). Sin embargo y, por fortuna, la oposición se ha manifestado casi unánimemente en contra, e incluso ha anunciado la interposición del recurso de inconstitucionalidad.
Resulta evidente que la palabra clave, la palabra “trampa” de la medida, es el término REVISABLE, que permite limpiar conciencias y hacer que la gente no piense lo que en realidad es: condenar a una persona a la cadena perpetua. Es decir, que por un hecho cometido en el pasado, hace más de 20 o 30 años, pasará el resto de su vida en prisión, sin esperanza de cambio ni redención.
Una perspectiva que, tal y como los juristas han reiterado, choca frontalmente con nuestra Constitución que condiciona y orienta las penas de prisión a un fin: la reinserción. Pero ¿qué importa este principio fundamental frente a una sociedad dirigida por titulares que buscan el impacto, donde las noticias del miedo juegan un papel determinante día tras día en los informativos (junto al tiempo y el fútbol), y el contenido de las leyes es intuido por el nombre con el que son bautizadas más allá de su contenido real?
¿Hubiera tenido el mismo éxito la pregunta si se hubiera formulado sobre la cadena perpetua? El término es tan abrupto que ha desaparecido de las legislaciones, siendo sustituido por eufemismos tales como “prisión perpetua” o “por tiempo indeterminado”, ya que al menos no se encadena a la gente a un muro. Algo se ha avanzado.
Así, mientras los juristas y defensores de los derechos humanos se desgañitan cuestionando una medida populista y probablemente inconstitucional, la sociedad víctima de la fábrica de miedo ve cada vez con mejores ojos medidas que quizás sepa injustas y extremas, pero que le permiten dormir más tranquila.
Afortunadamente la mayoría de los representantes públicos se han mantenido en la razón, la justicia y el sentido común cuestionando su inclusión en el código penal. Esperemos por ello que la vigencia de esta medida, que pronto formará parte del marco jurídico español, dure el menor tiempo posible- como mucho hasta las próximas elecciones generales- y de ese modo no se le aplique a nadie.
En cuanto a la reforma de la regulación penal de los delitos de terrorismo, ha contado con la firma del PPSOE, ansiosos ambos por escenificar un acuerdo, y  de nuevo según publica El País, la encuesta de Metroscopia informa de que cuenta con el apoyo mayoritario de la sociedad, a la que se le ha preguntado sobre el título del acuerdo (Un Pacto Antiterrorista) y poco o nada sobre su contenido normativo.
Quizás fueron esas mismas encuestas las que han llevado a un Partido Socialista a la deriva a firmar el pacto que permitirá perseguir como terroristas a todos aquellos que protestemos, investiguemos o pensemos, sin darse cuenta de la contradicción en la que estaba incurriendo al incluir la prisión permanente revisable que había cuestionado. 
Por el bien del Estado de Derecho sería conveniente que dejaran de legislar a golpe de encuesta o titular, llamaran a las cosas por su nombre y dejaran los eufemismos para la literatura.

sábado, 31 de enero de 2015

LA TRANSICIÓ AMABLE

LA TRANSICIÓ AMABLE
  
La sensació que el PSOE no ens traurà del forat està tan estesa que fins i tot els seus mitjans afins han abandonat la campanya de promoció d'un candidat amb aparença de prefabricat. Efectivament, les frases fetes repetides fins a la sacietat no constitueixen una alternativa sòlida a l'economia al servei d'una minoria, la corrupció i l'exigència de més democràcia i transparència que demana bona part de la ciutadania.

Els ciutadans necessitem respostes a múltiples preguntes: com hem pogut arribar fins aquí, per què es premia els bancs que desnonen famílies i les persegueixen amb els deutes, perquè la gent ha de triar entre menjar o pagar els medicaments que necessiten per sobreviure, perquè s'imposen taxes judicials que impedeixen l'accés a la justícia, perquè es deixa en l'absolut desemparament a milions de persones sense absolutament cap prestació, perquè les empreses poden baixar el sou als treballadors o acomiadar-los tot i mantenir els beneficis... I una llarga llista d'injustícies socials sense resposta que, al costat de la corrupció, ofereixen una imatge molt lamentable dels qui han exercit responsabilitats de govern.

I ara arriba el procés electoral on les respostes s'amunteguen i les crítiques al passat s'acumulen, d'uns i d'altres. Un procés on el PP, corrupte fins a les seues entranyes, ens deixarà unes arques en fallida i, en una ostentació de la seua falta de democràcia, té previst, abans d'abandonar les butaques blaves del Consell, deixar lligat i ben lligat el model privatitzador que tant diners extra ens ha costat al poble valencià. Amb aquest propòsit, a més d'accelerar les licitacions i convocar concursos abans d'hora, com el del transport escolar, pensen blindar tots els contractes possibles per tal d'impedir maniobra alguna al nou equip que ocupe el govern. D'aquesta manera pretenen que la seva xarxa de clientelisme s'estenga a la legislatura vinent.

Mentrestant, des de Compromís, Mónica Oltra promou una altra manera de fer política sota el títol de Transició Amable. Sense revenja. Sense partidismes. Sense sectarismes. Amable per la gent. Amable per a tots els actors de l'economia valenciana. Vol comptar amb tots i totes. Un model de govern al que la gent valenciana no estem acostumats. Per a mi és l'única manera de governar que ofereix les solucions que els ciutadans necessitem.

Isaura Navarro 

viernes, 30 de enero de 2015

Emergencia en el Parlamento valenciano

Emergencia en el parlamento valenciano

Les Corts es el nombre que el Estatuto Valenciano otorga a nuestro parlamento, nacido del autogobierno que miles de valencianos y valencianas salieron en su día a reclamar.
Ese lugar sacrosanto donde se deposita la soberanía valenciana y cuyos representantes electos y electas han de defender nuestros intereses, debatir nuestros problemas, establecer y formular consecuentemente resoluciones y leyes y responder a las preguntas ciudadanas de control hacia el gobierno, ha devenido en los 20 años de régimen del PP en un lugar muy distinto.
Les Corts se han hecho tristemente famosas por el elevado número de diputados imputados que ha alcanzado el grupo Popular. Si a ello añadimos también el elevado número de exconsellers imputados, fácilmente concluimos que no es una cuestión de personas mal elegidas o aprovechadas, sino de un partido corrupto que funciona más como una organización con tintes mafiosos que como un partido democrático.
Pero no es éste el único de los males instaurados por un partido con graves dificultades, por no decir imposibilidad intrínseca para entender y respetar la democracia, como lo hemos visto desgraciadamente en tantas ocasiones: una de ellas, muy significativa, fue la expulsión de la diputada más activa y crítica del parlamento, Mónica Oltra. Con sus únicos votos, los diputados del PP decidieron impedir el ejercicio de la representación que el pueblo le había encargado y otorgado al elegirla, alterando así el resultado electoral y castigando su labor de defensa de la democracia.
Y no es posible olvidar que la comisión de investigación del terrible accidente del Metro acontecido el 3 de julio de 2006 además de ser la más breve de la historia estuviera vergonzosamente amañada por ellos, el PP.
Pero el castigo a la democracia que día tras día se sigue en Les Corts se podría definir más como una muerte lenta pero segura de la democracia valenciana que urge resucitar.
Muerte lenta que se manifiesta, por un lado, en la constante negativa a la constitución de las comisiones de investigación que solicitamos desde la oposición. De otro, en que los consellers y conselleras tienen por costumbre ausentarse del pleno el día de las sesiones de control para que la oposición no pueda preguntarles sobre su gestión. Otra de las prácticas para evitar dar explicaciones es retrasar de media un año las peticiones de comparecencia y delegar casi siempre en las secretarías autonómicas las comparecencias en comisión: “ellos no saben sobre eso que se les pregunta” y les pregunten lo que les pregunten contestan lo que el asesor de turno les ha redactado.
Otra de las tácticas antidemocráticas es convocar pocas veces las comisiones parlamentarias con el fin de ir retrasando los debates, en algunos casos sin permitir a los diputados y diputadas elegir las iniciativas a debatir, siendo el orden de registro el que manda. Ello conlleva que las iniciativas que se debaten un día sean las registradas un año antes.
Añadamos también a todo esto, como ejemplo de toda una manera de proceder la negativa permanente del grupo popular a las comparecencias de cargos públicos que no sean consellers, a pesar de la responsabilidad pública que puedan ocupar: sistemáticamente el PP veta las peticiones de comparecencia.
Si a todo ello sumamos que cuando quieren, es decir, cuando les interesa, imponen la lectura rápida de una ley, como la del cierre de RTVV bloqueando así todo trámite parlamentario y las enmiendas de la oposición. O que la Mesa de les Corts cuente con diversas sentencias en contra suya del Tribunal Constitucional por haber vetado la tramitación de iniciativas parlamentarias de la oposición, nos podemos hacer una idea de lo que hoy por hoy es nuestro parlamento.
¿Cómo se veta la tramitación de las iniciativas de Compromís?. Muy sencillo: se ha instaurado un sistema de censura por el cual cualquier frase que incluya una crítica hacia el gobierno del PP es vetada y mantenerla implica que la iniciativa parlamentaria no se tramite, vulnerando de manera flagrante el derecho a la libertad de expresión de los diputados y diputadas.
Como verán los lectores, no hablo de lo obvio: el diálogo, el consenso, saber escuchar y alcanzar acuerdos mayoritarios como esencia de la democracia. Hablo del día a día de un Parlamento tan castigado por las políticas antidemocráticas de unos personajes que han ostentado durante 20 años una mayoría absoluta, que necesita un tratamiento intensivo de recuperación.
Dicen que el cambio está en marcha. Deseo que sea cierto. Porque mi amor por esta tierra es inmenso, como lo es mi respeto por la democracia. Y la necesidad de que una mayoría democrática que quiera dialogar, escuchar, responder y consensuar en interés de la gente es, sin lugar a dudas, una emergencia.

domingo, 25 de enero de 2015

Entrevista a Isaura Navarro: www.elperidicodeaqui.com

Hem de transformar la indignació en un gran SI

POLÍTICA

Isaura Navarro (Compromís): “Hem de transformar la indignació en la construcció de l’alternativa que el nostre país necessita”

Isaura Navarro. FOTO EPDA
Isaura Navarro. FOTO EPDA
Pulse en la imagen para ampliar

L'ex diputada nacional i actual assessora de Baldoví i Oltra es presenta a les primàries per la circumscripció de València

P. VALENCIANO
Isaura Navarro és advocada de Comissions Obreres en excedència, va ser diputada al Congrés en la VIII Legislatura (2004 al 2008) i en l’actualitat exerceix d’assistent tècnica de Joan Baldoví i Mónica Oltra a Compromís. Navarro és candidata en les primàries de Compromís per a la llista de la circumscripció de València a Les Corts.Perquè et presentes a les primàries de Compromís?
Em presente a les primàries perquè vull construir un País amb els valors de l’esquerra. Porte temps treballant amb Monica Oltra l’alternativa a través de la denuncia i de la proposta. El futur grup parlamentari de Compromís tindrà la important labor de construir el Sí que necessita el País Valencià per a reconduir les polítiques desatrosses que hem patit fins ara. Hem de començar a construir el sí a les polítiques socials , el sí a la gent, el sí a la participació ciutadana, el sí al diàleg i el sí al consens.
Què creus que et diferencia d’altres candidats?
La diferència pot ser l’experiència, però no crec que jo siga ni millor ni pitjor que els altres candidats, sóc una més d’un equip per a construir l’alternativa que necessitem per a transformar este país, per fer-lo econòmicament viable, que tinga un finançament just, que invertisca en polítiques d’igualtat i de benestar.
Ha arribat el moment del canvi a la Generalitat i altres administracions valencianes?
Radicalment sí. La gent està farta de què li prenguen el pèl. Hi ha gent com jo que portem molts anys indignats, molts anys fent política per la transformació i participant de manera molt activa en les vies de protesta democràtica, però ara mateix és el moment de passar de la protesta a la proposta perquè la gent tenim que transformar el nivell d’indignació en la construcció d’esta alternativa que necessitem a nivell mediambiental, de participació, democràcia, econòmica, de benestar, d’ensenyament...
Com valora la situació actual valenciana?
Tenim una economia en la pitjor situació respecte a les altres comunitats, més desocupació, corrupció, molt baix nivell democràtic, un 36,6% de pobresa infantil, tenim la pitjor assistència en dependència, en sanitat, els xiquets estan en barracons, hi ha una carència de mitjans en l’ensenyament públic, també en l’escola concertada.... Eixe context negatiu que la gent està passant ara és la indignació que es transforma en una alternativa possible de canvi per construir el sí amb il·lusió i energia, perquè les coses es poden fer bé i sabem fer-les bé i ho farem. A partir del pròxim 24 de maig construirem un país en què la gent serà la prioritat del nou govern, des de la codecisió i la participació, donant pas a la coresponsabilitat. Ho farem entre totes i tots.
Què li sembla la irrupció de Podemos?
Em sembla molt interessant perquè se sumen a la nostra indignació i és gent nova que aporta coses noves a la política. Ara per ara, desconec les seues propostes a l’àmbit del nostre territori.
Quina previsió de resultats fa per a les eleccions a Les Corts Valencianes?
Crec que Compromís tindrà un resultat excel·lent i que Mónica Oltra, com a política més valorada per la ciutadania, serà la pròxima Presidenta de la Generalitat.