lunes, 16 de julio de 2007

ISAURA NAVARRO: “EL DESALOJO DEL RÍO DEMUESTRA LA HIPOCRESÍA DE BARBERÁ FRENTE A LA INMIGRACIÓN”

El desalojo forzoso por parte de la Policía Local de los inmigrantes que malvivían en el viejo cauce del río desde hace más de tres años “demuestra la actitud hipócrita del Ayuntamiento de Valencia frente a la inmigración y pone en evidencia la solución final que la alcaldesa Rita Barberá tenía proyectada frente a este drama humanitario desde el principio: `Si presionándoles u ofreciéndoles dinero para que se vayan no conseguimos tapar nuestras vergüenzas, habrá que hacerlas desaparecer a la fuerza¨”, ha denunciado Isaura Navarro, diputada de EUPV en el Congreso. Primero, Barberá mandó a las brigadas de limpieza a hacer el trabajo sucio de tratar de echar a manguerazos a los inmigrantes; luego, intentó que se fueran a otras ciudades pagándoles el viaje y, finalmente, ha recurrido a la fuerza policial para obligarles a irse, “pero el problema, por mucho que intente esconder la cabeza, sigue ahí. Estas personas, que han sido tratadas como delincuentes y cuyo único delito ha sido huir del hambre, la miseria y las guerras, van a intentar forjarse una vida mejor entre nosotros aunque los políticos que sólo piensan en su imagen, como la alcaldesa Barberá y su mano ejecutora la concejala Marta Torrado, los desalojen una y mil veces”, asegura la diputada.

Para Isaura Navarro, la solución inmediata pasa por la ejecución del Plan Valenciano para el Crecimiento y el Empleo (PAVACE) que estableció en 2001 la creación de doce centros de acogida temporal de inmigrantes, de los cuales la Generalitat no ha puesto en marcha ninguno “y a la alcaldesa no se le ha oído reclamarlos. Por el contrario, mientras tanto Valencia se moría de éxito y nuestros gobernantes locales y autonómicos se daban a la tarea de engrandecer nuestra ciudad a costa de lo que sea con tal de que en el exterior se hablara de nosotros y de que pudieran asistir a un sinfín de inauguraciones con foto incluida”. Pero, además, el Gobierno socialista tampoco ha sido sensible a este drama y ha mantenido su política de sólo permitir la entrada a los que puedan servir como mano de obra, al resto se le condena a volver al lugar del que huyeron o a vagar por el territorio español sin los mínimos derechos garantizados porque oficialmente no existen, “el delegado del Gobierno, Antoni Bernabé, debería darles papeles a todos los inmigrantes del río por razones humanitarias para que puedan ejercer sus derechos y cumplir con sus obligaciones como cualquier ciudadano y ciudadana de este país”, reclama Isaura Navarro.

2 comentarios:

Ramon Armengol dijo...

Como siempre, es mas facil echarlos que hacer politicas de integracion

Ave dijo...

¿esto también lo sabe Herr Ratzinger?
(perdón por la ironía, últimamente me parece estar viviendo en otra época más... este... cómo la describiríamos... "centrista". eso, más centrista).
yo, como mafalda, me bajo en la próxima.
ánimo y adelante :-)
salud y república