miércoles, 5 de marzo de 2008

Navarro dice que el nombramiento de Gasco "confirma la vuelta de la jerarquía eclesiástica al nacionalcatolicismo"


La diputada y cabeza de lista de Bloc-Iniciativa-Verds al Congreso por Valencia, Isaura Navarro, manifestó hoy que con la decisión de la Conferencia Episcopal Española (CEE) de confiar al cardenal-arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, la Comisión de la Doctrina de la Fe "se confirma la vuelta de la jerarquía eclesiástica española al nacionalcatolicismo, la apuesta de los obispos por la crítica constante al trabajo de los políticos y la victoria de la línea conservadora y más beligerante con el Gobierno central".


Navarro señaló, a través de un comunicado, que García-Gasco "volverá a implantar los juicios sumarísimos en el Tribunal de la Inquisición si de él depende", a la vez que se mostró "confiada en que los votantes darán la espalda a las fuerzas derechistas que hacen seguidismo de las decisiones y comunicados de la Conferencia Episcopal". Pidió el "voto de castigo para los que han mejorado la financiación de la Iglesia y a favor de las candidaturas que aseguran un giro a la izquierda para garantizar un recorte de los privilegios de la jerarquía eclesiástica y una verdadera sociedad laica", afirmó.


La parlamentaria censuró que el Gobierno "financie las actividades de la Iglesia Católica con más de 5.000 millones de euros anuales y, a cambio, la jerarquía eclesiástica apuesta por el enfrentamiento y las posiciones de fuerza que lideran personajes como Rouco Varela y Garcia-Gasco".


Con estas decisiones "los obispos premian el enfrentamiento constante con el Gobierno y la crítica permanente a los avances sociales", señaló la diputada, quien remarcó que durante la última legislatura el Gobierno socialista "ha sido quien mejor ha tratado a la jerarquía eclesiástica al subir de un 0,5 por ciento a un 0,7 por ciento el porcentaje del impuesto de la renta destinado a financiar la Iglesia Católica".


Por ello, el Bloc-Iniciativa-Verds propone la revisión de los acuerdos del Estado español con el Vaticano para ajustar al máximo el dinero que recibe la jerarquía eclesiástica, avanzar hacia la autofinanciación de la Iglesia católica y garantizar una sociedad laica con la elaboración de una ley de Libertad de Conciencia que permita consolidar un Estado laico".

1 comentario:

José Pasqual dijo...

Me encanta esta democrácia de hoy día. Se trata de romper con el dictatorialismo establecido (bueno, ya hace 30 años, pero bueno), para que el pueblo se pronuncie y pueda elegir: Sí, a no ser que el pueblo elija otra cosa (sí, ese pueblo que todavía matricula a sus hijos en calse de reilgión, ese 70%, o ese millón de personas que se manifestó en Madrid contra las leyes de la Educación, o en favor de la familia, o que se congregó en Valencia para el EMF, etc.), entonces, son unos ultraderechistas minoritarios que se manifiestan diciendo tonterias. ¿Qué democracia es esa? Tambíén es posible elegir algo que no sea ultaradical o tan izquierdoso como quisieran. Se ha pasado de la dictadura franquista nacionalcatólica a una dictadura de izquierdas pseudodemocrática en la que, si no eres anticatólico eres, como se suele decir, un "facha" o un retrogrado, o un antiquado, o esas cosas que tanto se dicen. Ya esta bien de manipulaciones y demagogias, déjenos elegir y no nos manipulen. Libertad de expresión y de conciencia, pero de verdad.